Informe privado explica las causas de porqué no baja la inflación.

La inflación sigue siendo un problema sin solución para la Argentina, el viernes se publicó que el índice del 2017 fue de 24,8. Lo que muestra que el actual Gobierno no ha podido hacerle frene a la alta tasa registrada.

 

 

CAUSA
 

NO ATACAR EL VERDADERO PROBLEMA

 

ORIGEN

 

SALTO INFLACIONARIO

 

PROGRAMAS SIN ÉXITO

 

"Pisar precios" sin frenar la creación de dinero provocó que la inflación aumentara y se crearan todo tipo de mercados en negro. El retraso del tipo de cambio o un dólar subvaluado termina "asfixiando" a la economía y luego se produce la devaluación.

Aquí busca absorber los pesos que crea al financiar el fisco con crecientes tasas de interés para contener la presión inflacionaria, hasta que termina en devaluación para licuar gastos y pasivos del organismo y achicar la asfixiante tasa de interés que buscaba contener los precios.

Se recurrió al endeudamiento externo para frenar la monetización del déficit fiscal sin reducirlo. Esta fue la estrategia que más éxito tuvo. Pero cuando se agota el crédito la inflación vuelve y hay que bajar el consumo privado, no sólo para financiar el gasto público, sino también los intereses de su deuda.

Los programas fracasaron porque ninguno reconoce el origen del problema, que es la emisión de dinero para financiar el déficit fiscal que en el 2017 llegó al 4,2 % del PBI y se lo busca reducir al 3,2 % en este año.

Tomar nuevas medidas: inflación importada, inflación de costos, inflación de demanda, inflación estacional, inflación estructural y millares de explicaciones más, incluso el ciclo de stop and go y la restricción externa.

La inflación en Argentina es un fenómeno fiscal y en el 2017 la Nación quedó segunda en América Latina detrás de Venezuela, con un récord del 2600 por ciento. El ejemplo de la región este año fue Brasil con una tasa de inflación del 2,95% anual.

Para finalizar, el estudio afirma que: "El anuncio de nuevas metas implica reconocer que se emite para financiar al Estado y también para recomponer las saqueadas reservas. Ambos objetivos imponen un ritmo de creación de dinero, y en consecuencia de inflación, que no se logrará frenar elevando constantemente las tasas. Menos cuando elevadas tasas obligan a devaluar para que no reaparezca el déficit cuasifiscal. Por ello tasas y metas tienen que converger a un sólo número".fuente Canal 26

13 de Enero 13:38

Tu opinión nos interesa