Cae la imagen del presidente Macri por los aumentos

La imagen de Mauricio Macri no podía no caer y cayó. Los aumentos comenzaron a anunciarse -y algunos a concretarse- a la par de la aprobación de la reforma jubilatoria en el Congreso, que generó polémica y copó el debate público


No sólo cae la imagen presidencial: también menguaron las expectativas futuras, es decir, la evaluación que hace la ciudadanía de cómo estará su situación y la del país en el corto y mediano plazo. Ese indicador persigue como un fantasma a Jaime Durán Barba, a quien la cúpula de Cambiemos sigue consultando aun cuando el ecuatoriano se tomó una especie de retiro en Estados Unidos para leer y descansar. Un retiro a medias: dicen que tuvo voz y voto durante el debate de la reforma previsional e incluso en las jornadas de violencia y caos en el Congreso.


“Me toca ser antipático, no me gusta, pero es lo que la Argentina necesita”, le transmitió a uno de sus dirigentes más cercanos antes de irse de vacaciones a Villa La Angostura. Su razonamiento es: perder imagen ahora para recuperarla y mantenerla cuando el país crezca sostenidamente en el tiempo.


Las fiestas fueron un bálsamo para muchos funcionarios después de una seguidilla de aumentos. “Entramos en un embudo, por suerte agarramos a la oposición dormida”, decía el jueves un funcionario que caminaba por el Patio de las Palmeras, en una desolada Casa Rosada.


Macri intenta transmitir siempre que no existe otro modelo posible y desafía a sus interlocutores: “Si tienen una propuesta superadora, díganmela”. Como en en el tango, cree que los argentinos primero tienen que saber sufrir para después transitar por la senda del crecimiento. Es la trampa, asegura, que le tendió el kirchnerismo al dejar una economía dinamitada. El jefe de Estado cree que en el exterior ese concepto se entiende mejor que acá.


“Espero que tu entusiasmo logre contagiar a los inversores de Nueva York que están comprometidos a venir a invertir. Te pido que me ayudes a apurarlos”, le dijo Macri. Bezos es en la actualidad el hombre más rico de la tierra. Acumula 103 mil millones de dólares y viene de superar en 2017 a Bill Gates. En los últimos tiempos ha comenzado a inclinarse por la filantropía.


Por eso se ha discutido, y mucho, las medidas antipopulares de los últimos tiempos. Cuando se debatió la recomposición del sistema jubilatorio, por ejemplo, le pidieron a Gustavo Lopetegui que hiciera un cálculo exhaustivo, tal vez para convencer a los que dudaban. El vicejefe de Gabinete concluyó: “Si no hacemos nada, en cinco años los jubilados estarán en graves problemas. Y en diez se caerá el sistema de reparto”.

Fuente: Clarín

7 de Enero 14:17

Tu opinión nos interesa