Graciela al banquillo por defraudación al Estado

La fiscal federal Paloma Ochoa imputó a la diputada nacional electa Graciela Ocaña (Cambiemos) por presunta defraudación al Estado nacional debido al cobro de vacaciones no gozadas tras alejarse del PAMI en 2007.

La denuncia que dio origen a este expediente la formuló la propia fiscal Ochoa al extraer parte del testimonio de otro ex titular del PAMI, Luciano Di Cesare, de la causa en la que fue procesado por el mismo delito, pero por una suma superior al un millón de pesos.

"Resulta objeto de investigación en autos el presunto cobro fraudulento de 51.381 pesos en concepto de liquidación de vacaciones no gozadas que María Graciela Ocaña, en su carácter de titular del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, solicitara y le fuera liquidado en perjuicio del Estado Nacional", sostuvo Ochoa.

El año pasado, el juez federal Ariel Lijo determinó que Di Cesare cometió el delito de "administración fraudulenta" en perjuicio del Estado nacional por más de un millón de pesos, al hacerse liquidar vacaciones no gozadas en el organismo sin tener derecho a su percepción.

En ese fallo, el juez diferenció el caso de Di Cesare del de Ocaña cuya gestión en el PAMI había finalizado el 10 de diciembre de 2007 y la liquidación de sus haberes -incluidas sus vacaciones no gozadas- había ocurrido el 19 de diciembre de ese año, ya con la nueva gestión.

"El de Di Cesare, en cambio, se inició por su requerimiento explícito, intervino intencionalmente la Gerencia de Recursos Humanos y no el Departamento de Liquidación, el proceso se inició antes de su renuncia y se llevó a cabo en un solo día -antes de su renuncia- y el pago se efectivizó el último día en que permaneció en el cargo", había remarcado el juez. (El Día)

5 de Diciembre 08:27

Tu opinión nos interesa